Queridas compañeras y compañeros militantes de Adelante Andalucía,

 

Tengo que informaros de que tengo que dejar mi acta como parlamentario. La razón no es otra que este verano he aprobado las oposiciones de educación y hoy he empezado el periodo de prácticas, que es insustituible. Resulta que el Parlamento entiende que este periodo de funcionario en prácticas no es compatible con la condición de diputado del Parlamento de Andalucía por lo que no me deja otra salida.

Para mí, seguir estudiando las oposiciones como llevo haciendo años, formaba parte de un compromiso personal y colectivo contra la profesionalización de la política. La política es algo que haré toda mi vida, pero estoy convencido de que la política institucional debe ser un periodo con principio y fin, para ello seguir construyendo mi carrera profesional es una condición necesaria.

Además, tengo la suerte de que creo que tengo la profesión más bonita del mundo: la educación. Y que estoy seguro de que es una de las armas más fuertes para transformar nuestra tierra y para la emancipación de los pueblos.

Por supuesto, sigo con todas mis responsabilidades en la Coordinadora Andaluza y en la Permanente, y seguiré en primera línea de batalla en la tarea preciosa que hemos decidido emprender para Andalucía. Ante cualquier duda, no dejo la política, no dejo Adelante Andalucía, no dejo la Dirección, no dejo de construir la provincia de Cádiz, simplemente dejo las tareas institucionales en el Parlamento.

En los próximos días anunciaremos la persona que me sustituye, pero podéis tener la seguridad de que es un gran compañero y será una gran incorporación.

Gracias a mis compañeras y compañeros del Grupo Parlamentario, por resistir, por la fortaleza y por la coherencia. Gracias por ser semilla. Gracias también a todas las compañeras y compañeros de la Dirección, que todos me han apoyado al cien por cien cuando durante este verano les he consultado esta situación. Solos no se puede, con amigos y amigas sí. Para mí es una situación agridulce, pues me gustaría haber acabado la legislatura, pero no ha podido ser.

El mayor honor que puede tener un andaluz o andaluza es ser diputado/a en la sede de la soberanía del pueblo andaluz. Gracias por darme la oportunidad y disculpad mis errores.

Lo he intentado hacer de la mejor forma que he sabido en estos dos años y medio apasionantes. Mi implicación con la lucha por la educación pública, con el hara occidental, con la industrialización de la Bahía de Cádiz y con tantas batallas que he intentado llevar al Parlamento seguirá plenamente vigente. Ese es mi compromiso.

El Parlamento es, desgraciadamente, un lugar ajeno para gente como nosotras. No está hecho para transformar nuestra tierra, sino para mantener el statu quo. Por eso somos incómodos ahí. La tarea no es fácil. Tenemos todo en contra. Pero como decía Diamantino García “Las causas por las que luchamos son difíciles, pero son tan justas que algún día las ganaremos”. Tenemos todo por delante.

Para esta tarea, sé que la militancia de Adelante es la semilla que va a cambiar nuestra tierra. Gracias por todo. Seguimos construyendo, seguimos sembrando.

“Sembrar a la luz, sembrar a la sombra. Sembrar incansablemente. Sembrar hasta sobre las rocas. He ahí nuestra labor” Andreu Nin.

Jose Ignacio García