Establecer un plan de lucha contra la temporalidad laboral en la administración autonómica. Con especial atención a las situaciones que han provocado la situación de temporalidad e interinidad de miles de empleados públicos durante décadas.