Incorporar la participación de la ciudadanía y de los trabajadores y las trabajadoras en los órganos de dirección de los organismos autónomos y empresas públicas de la Junta de Andalucía.