Poner en marcha los primeros presupuestos participativos con enfoque de género a nivel de comunidad autónoma, garantizando su carácter universal y vinculante de modo que permitan la participación directa de la ciudadanía en la toma de decisiones sobre los recursos públicos, así como el control y seguimiento de su ejecución.