Dedicar un 1% del presupuesto anual del Gobierno de la Junta a sufragar procesos participativos, programas de alfabetización digital, pedagogía de la participación y planes de acompañamiento para eliminar las brechas en la participación.