Incorporar el análisis de la resiliencia a los efectos adversos del cambio climático en la planificación de políticas públicas.