Mitigar la vulnerabilidad de la sociedad andaluza ante los impactos adversos del cambio climático, así como crear los instrumentos necesarios para reforzar las capacidades públicas de respuesta a estos impactos.