Garantizar, dentro del marco de una reforma constitucional, la pertenencia de Andalucía al grupo de nacionalidades históricas con los mayores niveles de autonomía política, competencias, financiación y recursos.