Cumplir la Ley de financiación incondicionada de las entidades locales, la PATRICA, reconociendo la deuda histórica con los municipios debido a su incumplimiento sistemático en los últimos años. Impulsar una reforma de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales que garantice la autonomía y la suficiencia financiera. Asimismo, mejorar y reforzar el sistema competencial local bajo el principio de subsidiariedad local; revisar e incrementar la participación de las Haciendas locales en los ingresos del Estado y de las comunidades autónomas, ahora muy reducidos, e incrementar la capacidad normativa a los impuestos locales para adecuarlos a la realidad económica y social local.