Dotar de un presupuesto mínimo garantizado para la prestación del servicio de Ayuda a Domicilio, estableciendo un mínimo por debajo del cual no podrá pagarse la hora.