Reforzar la independencia del personal técnico, para evitar interferencias políticas en la elaboración de los dictámenes que asignan los distintos recursos (residencia, ayuda a domicilio, teleasistencia, etc.).