Aumentar de los presupuestos para el mantenimiento de los servicios que la Ley de Dependencia prevé en los plazos establecidos. Refuerzo de las plantillas del personal valorador de la dependencia, así como del personal que elabora los Programas Individuales de Atención (PIA) incorporándose a la estructura de los servicios sociales de Atención Primaria -puerta de entrada al Sistema Público de Servicios Sociales-, los cuales han de estar convenientemente dotados para garantizar los servicios que prestan. Las personas solicitantes podrán acceder en cualquier momento a conocer en qué estado se encuentra su solicitud y la demora estimada para su tramitación, por lo que se hace necesario reformular el Sistema Informático de Información.