Reivindicar al Gobierno estatal que financie el 50% de los costes de dependencia, independientemente de su signo político.