Abrir un debate con el Gobierno de España para que este dé traslado a las instituciones europeas competentes sobre los elementos esenciales de la política económica contenida en los Tratados y que marcan la agenda europea en los ámbitos financieros, económicos y sociales.