Es necesario un cambio sustancial de las políticas destinadas a mejorar el empleo público y, por tanto, consolidar los servicios públicos a través del aumento del personal con contratos de calidad, poniendo en el centro de las prioridades del próximo Gobierno de Andalucía el aumento del empleo público como elemento esencial para fortalecer nuestra economía y generar riqueza y bienestar social.