• Adelante cree que los planes del Gobierno andaluz son “insuficientes” y no garantizan el cumplimiento de las medidas de seguridad por la Covid-19

La portavoz de Adelante Andalucía y miembro de la Comisión de Educación de Parlamento andaluz, Ana Naranjo, ha anunciado que trasladará a la Consejería de Educación una batería de propuestas para garantizar que el próximo curso 2020/21 se desarrolle con las máximas garantías de calidad y seguridad en la Educación Pública andaluza. Para ello, considera “inexcusable” que la contratación de docentes prevista por el Gobierno andaluz sea lo suficientemente ambiciosa para propiciar una bajada de ratios en las aulas, así como el impulso de programas de refuerzo para el alumnado más vulnerable o con dificultades que permita además hacer frente a la brecha digital y social.

Naranjo ha rechazado que la Consejería de Educación se lave las manos, apelando a la “autonomía de los centros”, y delegando en estos la elaboración de protocolos ante la Covid-19 mientras “no asegura unos mínimos de inversión para afrontar con garantías el curso”. Desde Adelante consideran además que los planes de la Consejería -6.000 nuevos profesionales de la Educación- son “insuficientes” para atender a las necesidades actuales de los centros públicos, que ya estaban necesitados de un refuerzo de plantillas antes de que la Covid-19 planteara un nuevo escenario con nuevas exigencias. En este sentido, insta al consejero Javier Imbroda a explicar con detalle cómo se va a financiar la contratación de docentes anunciada por el Gobierno andaluz y de qué manera se van a repartir por los territorios.

Refuerzo de plantillas del 30%

La portavoz de Adelante considera que las ratios deberían reducirse a un máximo de 20 estudiantes por aula donde los espacios disponibles lo permitan, para garantizar la seguridad de alumnado y docentes pero también para favorecer una atención más personalizada que redunde en una educación de mayor calidad. Esto requeriría, tal y como han expresado los sindicatos, un aumento de plantillas del 30% mientras que los planes del Gobierno andaluz se quedan en un exiguo 4%. Por ello, instan a volcar todos los recursos destinados para tal fin por el Gobierno central a los centros públicos, que son los que garantizan una educación “inclusiva e igualitaria”.

Para asegurar que nadie se quede atrás, desde Adelante proponen impulsar programas de refuerzo que pongan el foco en el alumnado más vulnerable, concentrado en los centros públicos. En paralelo, el Gobierno andaluz debe garantizar medidas para acabar con la brecha digital y social, más aún si plantea un modelo educativo semipresencial en el que parte del trabajo se realice en casa. Durante el confinamiento ya se ha puesto de manifiesto la desigualdad de condiciones en las que el alumnado se ha enfrentado a la tele-educación: en Andalucía la brecha digital alcanza un 21,9% del alumnado, duplicando así la media nacional (10%). Por ello, “los medios informáticos tienen que estar garantizados por las administraciones educativas”.

Apoyo a centros en desventaja

Asimismo, desde Adelante exigen un Plan de Apoyo Especial a los centros públicos en desventaja, que tienen unas necesidades de apoyo educativo muy superiores a los  centros ordinarios. Para ello, proponen aumentar el profesorado de PT y AL, además de un aumento del profesorado para desdobles y de profesionales del trabajo y la educación social, así como de la mediación intercultural.

En esta línea, Ana Naranjo recuerda que “durante décadas de convivencia de centros públicos y privados concertados se ha producido una evidente segregación educativa”. Por ejemplo, la educación privada solo da cabida en la actualidad al 15% del alumnado extranjero. Por todo ello, insta al consejero de Educación a “preocuparse por la escuela de todos y todas” y dejar de poner el foco en “negocios privados sostenidos con fondos públicos que llevan años segregando al alumnado por motivos económicos”.