La Comisión de Educación y Deporte del Parlamento de Andalucía ha dado luz verde esta mañana a la introducción de elementos formativos en materia de derechos laborales en el currículum escolar de los alumnos de 4º de ESO. La proposición no de ley, impulsada por Adelante Andalucía, ha contado con el respaldo de todas las fuerzas parlamentarias a excepción de VOX. Como ha apuntado el portavoz adjunto de Adelante, José Ignacio García, si a alguien afecta de manera directa la situación lamentable del mercado laboral es a los más jóvenes y, en consecuencia, “debemos garantizar que la población juvenil accede al mercado con los conocimientos necesarios sobre sus derechos y deberes como trabajadores”. Tras una década de recortes en derechos y libertades, “creemos que la Educación debe dar un paso al frente introduciendo elementos educativos transversales que permitan a los jóvenes exigir los derechos que nos hemos otorgado como sociedad” ha zanjado García.

En total, el Parlamento avala tres medidas entre las que destaca la puesta en marcha de un programa educativo entre el alumnado de 4º de ESO de todos los centros educativos de Andalucía, impartido desde las tutorías y bajo la coordinación del departamento de Orientación, con el objetivo de explicar los derechos laborales, así como los preceptos básicos en el área de Prevención de Riesgos Laborales, la necesidad de ejercitarlos y defenderlos, y sensibilizar sobre la importancia de erradicar las situaciones de precariedad y explotación en el mundo del trabajo.

Asimismo, la Cámara Autonómica andaluza ha avalado la activación de una campaña de sensibilización, a través de medios de comunicación y redes sociales, dirigida al alumnado Ciclos Formativos y Bachillerato sobre sus derechos laborales y cómo ejercitarlos con ejemplos prácticos y visibilizando situaciones de precariedad o explotación; y, paralelamente, poner en funcionamiento una web y perfiles en redes sociales con información y resolución de dudas sobre derechos laborales y otros aspectos del mundo del trabajo.

La vulneración de los derechos laborales se ha convertido en una constante en los últimos años con la excusa de la crisis, lo que ha provocado que miles de jóvenes tengan que aceptar trabajos que ni tan siquiera respetan los acuerdo laborales más básicos. Así, como ha explicado José Ignacio García durante presentación de la iniciativa, Andalucía sufre una tasa de desempleo del 20%, lo que afecta a 806.900 andaluces. Cifras que se vuelven aún más dramáticas cuando se trata de la población menor de 25 años (41% de desempleo), y de menores de 20 años (53,7%), aumentando hasta un 60,8% entre las mujeres menores de 20 años. A ello se suma que la comunidad autónoma también padece la tasa de temporalidad más alta de España, con un 35,9%, nueve puntos por encima del resto del Estado. Y, en el caso de los estudiantes, miles de ellos, un 10,7% según los datos del INE en 2017, se ven obligados a compaginar sus estudios con trabajos de todo tipo, en su mayoría marcados por la precariedad, la parcialidad y la temporalidad.