El grupo parlamentario Adelante Andalucía ha pedido hoy al Gobierno un giro en las políticas de atención a la tercera edad que pase por la reversión del modelo privatizador auspiciado por PP y PSOE que ha convertido centenares de residencias de mayores en objeto de negocio para fondos buitre. Esta circunstancia, en opinión de la confluencia, ha sido uno de los agravantes del impacto de la pandemia de coronavirus sobre los centros de mayores, cuyas entidades gestoras han priorizado el lucro sobre el bienestar de los usuarios, lo que se ha traducido en plantillas de trabajadores mermadas y precarizadas así como la presencia de gestores incapaces afrontar situaciones imprevistas.

Ante esta situación, Adelante Andalucía ha propuesto una batería de medidas a adoptar una vez superada la crisis de coronavirus para recuperar la gestión pública de centros de día y residencias garantizando de este modo que la salud y bienestar de los usuarios sea la prioridad en su modus operandi. Entre las iniciativas destacan el incremento del número de plazas públicas en residencias; priorizar la construcción y mejora de centros sociales y viviendas de autogestión comunitaria con servicios añadidos; aumentar el presupuesto destinado a cuidados y dependencia para asegurar un trato digno en todas las etapas de la vida; ampliar la ratio mínima exigida de número de empleados por número de residentes, y los tipos de especialistas, adecuando los recursos a las necesidades vitales reales de las personas residentes.

Como ha señalado la portavoz adjunta de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, “gestionar una pandemia no es algo para lo que se esté preparado”, si bien considera que el abandono de las políticas de la tercera edad por parte del PSOE y PP en los últimos años “ha sido el caldo de cultivo perfecto para que el coronavirus se cebe con los más vulnerables como son nuestros mayores”. En este sentido, la dirigente ha recordado que en Andalucía hay 665 centros para mayores y sólo 14 de ellos son de gestión directa por parte de la Junta de Andalucía. “Es necesario reforzar lo público para crear una barrera de protección para nuestros abuelos y abuelas”, ha afirmado Aguilera, que ha tildado como “dramático” que el 32 por ciento de fallecidos por Covid-19 en Andalucía sean personas que vivían en residencias.