A Dª ROCÍO RUIZ DOMÍNGUEZ
CONSEJERA DE IGUALDAD, POLÍTICAS SOCIALES Y CONCILIACIÓN
JUNTA DE ANDALUCÍA

 

Estimada consejera,

La crisis generada por el COVID-19 está generando unos efectos devastadores en la economía y en la sociedad en su conjunto. No podemos volver a repetir los errores cometidos con la crisis de 2008 y, en esta ocasión, tenemos la oportunidad no sólo de evitar que la brecha de la desigualdad aumente, sino que se ha de procurar no dejar a nadie atrás en una recuperación que también tiene que llegar a todos los hogares y a todos los colectivos con mayor riesgo de exclusión.

Es conocido que la infancia y adolescencia son de los grupos poblacionales menos vulnerables al contagio del COVID-19 y a la hora de sufrir complicaciones más graves, por eso corren el riesgo de ser más invisibilizados que otros sectores de población. Conviene separar, por un lado, los perjuicios y los riesgos en la salud como consecuencia del contagio del virus, de los perjuicios y los riesgos que se están generando indirectamente como consecuencia de esta pandemia.

Detrás de cada trabajador y trabajadora que ha sufrido un ERTE, de cada empresa que se ha visto o se va a ver obligada a cerrar, de cada colegio e instituto que ha tenido que suspender su actividad, de cada hogar que cumple con la orden de confinamiento, o de cada casa en la que se sufre violencia machista, en un amplio número de casos, detrás está un niño y/o una niña.

Ante la urgencia de la situación y las propuestas de colectivos y organizaciones que ha recibido el Grupo Parlamentario del que formo parte, el motivo de la carta que le escribo es para pedirle la aplicación de una batería de medidas para la protección de la infancia en Andalucía, ya que en situaciones de emergencia la infancia y adolescencia son los colectivos más vulnerables. Corremos el riesgo de caer en un sesgo adultocentrista a la hora de gestionar y asumir esta crisis sin contemplar las necesidades de las y los menores de nuestra tierra.

Por ello, en un momento en el que la actividad parlamentaria está paralizada, le instamos por carta, consejera, desde el Grupo Parlamentario Adelante Andalucía a que emprenda un plan para la protección de la infancia y adolescencia en Andalucía, con carácter transversal, que integre las siguientes medidas:

POBREZA/EXCLUSIÓN

  1. Poner en marcha medidas excepcionales para agilizar la concesión y pago de la Renta Mínima de Inserción (RMI) y Ayudas de Emergencia. Pago automático para los expedientes ya aprobados. Aprobación automática de todos los expedientes de RMI, ampliaciones o revisiones, así como aquellas que estén esperando resolución desde hace más de dos meses. Que se agilice necesariamente el pago de las mismas una vez resueltas. Considerar que las familias solicitantes hasta el 31 de enero de 2020 se encuentran todas en situación de emergencia social, agravada por la crisis del covid-19.

  1. Solicitar a los ayuntamientos que activen procedimientos sumarios, de excepcionalidad en la resolución de solicitudes de ayudas económicas familiares en aquellos casos en los que el informe social lo justifique y proponga esta excepcionalidad.

  1. Garantizar la flexibilización de pagos de los suministros básicos (agua, luz, internet), hipotecas, alquileres, entre otros gastos.

  1. Mantener y reorientar las actividades de los centros de servicios sociales de atención primaria de las entidades locales y de pequeños municipios. Priorizar la alimentación de menores y la cobertura de servicios básicos.

  1. Comprender las limitaciones del Plan de Refuerzo de Alimentación Infantil, que no abarca a todas las familias sin recursos y las dificultades que supone su aplicación: problemas en el reparto de los menús, las familias monomarentales o monoparentales donde para recoger el menú el/la tutor/a tiene que elegir entre dejar solo al menor o dejarlo con alguien potenciando el riesgo de contagio, la centralización de menús en centros educativos en ocasiones más alejados de donde los menores asisten a clase habitualmente. Es por ello necesaria la acción coordinada del Consejo de Gobierno en Andalucía para que los 213.460 niños y niñas en situación de pobreza severa vean su derecho a la alimentación garantizado por las administraciones andaluzas, no sólo los 145.646 que se benefician de las ayudas de comedor en Andalucía. Sólo 18.000 niños y niñas beneficiarios del programa SYGA tienen su alimentación garantizada.

SALUD

  1. Proporcionar atención psicológica a las y los menores en aquellos casos que sean necesarios debido a que la situación de cuarentena empeore o ponga de manifiesto síntomas que puedan requerirlo, así como no interrumpir las terapias que estuvieran teniendo lugar hasta antes de la cuarentena.

  2. Difusión de consejos sobre generación de rutinas en situaciones excepcionales, como la actual adaptada tanto al público infantil como a las familias y/o tutores de personas menores de edad.

  3. Instar al Gobierno central a estudiar la posibilidad de habilitar espacios exteriores por turnos y con supervisión, como ocurre en otros países, para que se permita que las y los menores tengan contacto con el exterior sin riesgo para nadie.

VIDA LIBRE DE VIOLENCIA

  1. Garantizar la continuidad del trabajo y actuaciones de servicios sociales y de protección, especialmente en detección, notificación y tratamiento de cualquier tipo de violencia.

  1. Mantener canales seguros de denuncia y notificación de situaciones de violencia para menores y personas a cargo, adaptadas a la situación de aislamiento: maltrato infantil, violencia sexual y violencia machista.

  1. Promoción en medios de comunicación teléfonos de ayuda existentes.

  1. Organizar un especial seguimiento a todos los casos abiertos desde Servicios Sociales para familias con indicios de riesgo o desprotección.

DERECHO A LA INFORMACIÓN

  1. Garantizar el acceso a información adecuada para niños y niñas del COVID-19 y su prevención adaptada a su edad y madurez, creada y difundida desde fuentes oficiales, así como medidas que les afecten directamente tanto para la infancia como para la adolescencia y sus familias.

  1. Incluir en las comunicaciones el enfoque de derechos e infancia, especialmente las necesidades de las más vulnerables, para no dejar a nadie atrás en los cuidados por la pandemia y evitar su invisibilización.

  1. Promover en el proceso educativo online puesto en marcha la escucha de las preocupaciones, miedos y necesidades de niños y niñas, así como de sus familias, y sus propuestas para sobrellevar mejor la situación de aislamiento.

MENORES EN SITUACIÓN DE CALLE

  1. Garantizar que las y los menores que aún siguen en la calle reciban en su idioma (ya que algunos son de origen migrante) información suficiente sobre la emergencia sanitaria a través de mediadores y educadores de calle.

  1. Habilitar recursos para cubrir las necesidades básicas: comer, asearse, lavar la ropa, dormir o realizar algunas actividades educativas/ocio. Estos espacios deben facilitar el cumplimiento de las medidas recomendadas y contar con personal especializado y psicólogos.

  1. Facilitar el acceso a internet de modo que se garantice la comunicación de estos menores con sus familiares y amigos.

  1. Si se hubiera producido el ingreso urgente de estos menores en centros de protección, garantizar la atención especializada incluyendo atención psicológica y médica. En la medida de lo posible, debe evitarse que estos menores compartan los mismos espacios que los menores de más corta edad y de menores que estén en un proceso de integración más avanzada.

MENORES EN SITUACIÓN DE CHABOLISMO/INFRAVIVIENDA

  1. No descuidar la situación de menores en asentamientos (temporeros de Huelva, invernaderos de Almería…) y en situación de chabolismo e infravivienda (problemas de acceso al agua).

  1. Previsión de un protocolo para albergar a personas menores de edad en caso de que su familia/tutores estén hospitalizados. En Cataluña, se están alojando en albergues juveniles, donde se les ofrece un espacio de ocio, acompañamiento, afecto y actividades culturales y educativas. Se habilitan diariamente canales de comunicación telemática con sus familiares.

  1. Buscar acogida a menores de 3 años en familias de acogida acreditadas, que ya estén en lista de espera o que tengan a algún otro menor acogido y puedan asumir a otro.

SISTEMA DE PROTECCIÓN DE MENORES

  1. Garantizar la continuidad de la educación de las y los menores a través del formato online o físico en caso de no tener acceso a dispositivos electrónicos. Garantizar rutinas de bienestar y ocio durante el tiempo de suspensión de clases, así como el contacto a través de medios telemáticos con sus familiares y amigos.

  1. Dotar de mayores recursos económicos y humanos a los centros para garantizar la protección de menores tutelados y quienes cumplen medidas de responsabilidad penal en un centro de reforma.

  1. Habilitar plazas en sitios gestionados por entidades sociales, dotación de material de protección y contratación urgente de más personal.

  1. Reforzar estos centros con personal sanitario. Habilitar espacios en estos centros para mantener en aislamiento a las personas que presenten síntomas compatibles con la enfermedad.

  1. Menores no acompañados: Garantizar que reciban información y asesoramiento sobre la situación y medidas preventivas y reactivas en su idioma.

EDUCACIÓN

  1. Garantizar la equidad digital en el acceso y seguimiento educativo desde el hogar, acompañando a las familias en el proceso. Acordar con las empresas de suministro digital el facilitar sus servicios para que el acceso educativo se dé en igualdad de condiciones.

  1. Impulsar medidas de apoyo especial y seguimiento telefónico por parte de docentes a aquellos menores más vulnerables, así como desde Pedagogía Terapéutica.

  1. Poner en marcha medidas específicas a menores con discapacidad y acompañamiento familiar reforzado.

  1. Valorar que desde los ayuntamientos se recojan materiales donados (por ejemplo: ordenadores o tablets) para familias sin recursos y centros de protección y reforma.

  1. En caso de que el seguimiento no pueda ser online, que se garantice facilitar el material en formato físico.

LABORALES

  1. Prever recursos económicos y medidas sociales en los ERTES, despidos, prestaciones y plazos suficientes para las familias con niños a cargo, ya que no se han prohibido los despidos masivos.

  2. Para las personas empleadas: Medidas flexibles que permitan la conciliación y el mantenimiento del empleo y sueldo para familias vulnerables, monomarentales, con varios hijos, pequeños en edad o con discapacidad.

  3. Adopción de medidas sociales extraordinarias de apoyo a familias más vulnerables con la contratación y el seguimiento por parte de educadores sociales o la facilitación de dichas funciones en las entidades sociales ya establecidas.

  4. En coordinación con el Estado, impulsar un plan con condiciones económicas y fiscales flexibles para autónomos y PYMES con especificidad para aquellos con menores a cargo.

  5. En coordinación con el Estado, poner especial atención en el empleo de aquellos sectores más frágiles: hostelería, turismo, trabajos temporales, falsos autónomos, trabajadoras del hogar, personas migrantes…

REFLEXIONES COMPLEMENTARIAS

Entre todos los países que han tomado medidas restrictivas ante la situación del coronavirus, algunas son más amables que otras para con la infancia y adolescencia. Profesionales de la psicología, pedagogía y sociología entre otros, piden que se permita a las y los menores el acceso al exterior con medidas preventivas. Por poner un ejemplo, en Sevilla el 57,7% de las familias manifiestan que los niveles de estrés y problemas de convivencia han aumentado en la primera semana de confinamiento según datos de Save the Children.

El hecho de tener que estudiar en casa, supone en muchos casos que se acreciente la desigualdad existente debido a que no todas las familias disponen de los recursos o espacios necesarios para que la infancia y adolescencia se desarrollen con plenitud.

También entendemos la necesidad de que cada sector de edad tenga medidas específicas adaptadas, pues no es lo mismo un menor de cuatro años que una adolescente de dieciséis.

Algunas de las medidas que subrayamos aquí, son compartidas con las que propuso mi compañera y diputada Ana Villaverde en materia de igualdad y ponemos de manifiesto la urgencia de desarrollar esas políticas junto con las aquí propuestas atendiendo a la especial vulnerabilidad de las y los menores en Andalucía.

Esperamos que las propuestas que les hacemos llegar sean escuchadas y les resulten de utilidad para afrontar la situación de crisis actual.

Muchas gracias por su atención.

Atentamente,

LUZMARINA DORADO BALMÓN

Portavoz del G.P. Adelante Andalucía en la Comisión sobre

Políticas para la Protección de la Infancia en Andalucía