• Ahumada: “Se elimina la zona más próxima a los puestos de conducción como zona segura para el personal laboral y que garantiza el mínimo de distancia social recomendada por la OMS, decisión más preocupante aún en casos como el metro de Málaga en el que hay hasta 8 cambios de cabina en una hora, donde las propias cabinas no son estancas o donde la aireación presenta deficiencias”

El parlamentario de Adelante Andalucía por Málaga y coordinador provincial de Izquierda Unida, Guzmán Ahumada, exige a la consejera de Fomento en pregunta parlamentaria que se garantice, ante la desescalada y la llegada de la nueva normalidad, la seguridad del personal de los metros andaluces y de los usuarios y usuarias, y si no es capaz de ejercer ese control, lo que debería hacer es rescatar para lo público este servicio de transporte esencial”.

Ahumada subraya que “no entiende porqué a pesar de los acuerdos alcanzados con las empresas y los distintos representantes de los trabajadores de Metro Málaga, Sevilla y Granada, en materia de seguridad ante el COVID-19, se elimina la zona más próxima a los puestos de conducción como zona segura para el personal laboral y que garantiza el mínimo de distancia social recomendada por la OMS, de manera unilateral, sin previo aviso, de madrugada y en colaboración con las empresas concesionarias, una medida imprescindible para garantizar la seguridad en este transporte público, y que, por otra parte, está implantada en otros metros como el de Madrid o Barcelona”.

“Esta decisión es más preocupante aún en casos como el metro de Málaga en el que hay hasta 8 cambios de cabina en una hora, donde las propias cabinas no son estancas, donde la aireación presenta deficiencias y donde los usuarios no utilizan en un 100% las mascarillas”, incide el parlamentario.

“Nos preocupa que ante el nuevo decreto aprobado el sábado donde se elimina la restricción de asientos no se esté controlando que haya dos personas por metro cuadrado en este transporte pùblico”, apunta Ahumada, quien exige “mayor control sobre la intensificación de la higienización y la limpieza ante la desescalada donde el personal ha retomado estas funciones de alto riesgo sin los EPIs necesarios, como en Sevilla o en Granada, donde se han dejado de repartir mascarillas, donde el aumento de personal en los días  de descanso se está haciendo sin el aviso ni la antelación necesarias, donde no se están utilizando los trenes largos para lograr un mayor distanciamiento social, o cómo las empresas siguen amenazando con ERTEs, siguen presionando más a los trabajadores y trabajadoras”.