• “Apoyamos a las AMPAS y defendemos que la Junta se comprometa a la gestión pública y el servicio de cocina para una mejor salud nutricional, un mayor control del servicio, unas mejores condiciones laborales y un respaldo a la economía de los proveedores locales”

El diputado de Adelante Andalucía y coordinador de Izquierda Unida en Málaga, Guzmán Ahumada,

tras conocer que la empresa que viene prestando el servicio de comedor in situ en los colegios públicos Miguel de Cervantes, Juan Carrillo, Nuestro Padre Jesús y Vicente Espinel de Ronda va a dejar de prestarlo y se va a proceder a una nueva adjudicación, ha presentado una iniciativa ante la Consejería de Educación para que “se garantice el servicio de comedor con cocina presencial y se asuma la gestión directa o mediante convenios con el ayuntamiento o las AMPAS ante el claro riesgo de que se adjudiquen bajo la modalidad de cáterin de línea fría”.

El diputado de Adelante defiende que “tal y como reivindica la comunidad educativa de los colegios afectados, la Junta de Andalucía asuma el compromiso expreso de mantener la prestación del servicio en la modalidad de cocina in situ en favor de los más de 700 niños y niñas de estos centros educativos, por sus innumerables ventajas en la calidad y salud nutricional del servicio en relación con el catering de línea fría”.

Ahumada va más allá y deja claro que “lo que defendemos desde Adelante es que se dé un giro en la gestión de los comedores escolares, para abrir la posibilidad a llevar a cabo convenios con los Ayuntamientos, las AMPAS o, incluso, mediante la prestación directa por parte de la Junta de Andalucía para la gestión pública del servicio, una posibilidad amparada legalmente y que redundaría en una mejora de la calidad,  tener un control directo del servicio y garantizar condiciones de trabajo dignas.

Por su parte, el concejal portavoz de IU en Ronda, Álvaro Carreño, muestra “el apoyo incondicional a las reivindicaciones y acciones emprendidas por las AMPAS”, a la vez que apuesta “por la gestión directa y la continuidad de un servicio de cocina, ya que es más sano, evita que vuelvan a ocurrir situaciones como la actual por el cese de la actividad decidido unilateralmente por la empresa y supone una inyección económica para los proveedores  locales que con el cáterin ya elaborado dejaría de realizarse”.