• La portavoz de Agricultura de la confluencia, María García Bueno, demanda una nueva PAC que potencie el olivar y la agricultura tradicional y premie la lucha contra el cambio climático

La portavoz de Agricultura de Adelante Andalucía, María García Bueno, ha trasladado hoy el apoyo de la confluencia a las manifestaciones de los agricultores andaluces que reivindican medidas de protección para sus productos ante la desregulación del mercado que ha provocado tal descenso en los precios de origen que no obtienen beneficios económicos en su trabajo. En esta línea, la parlamentaria andaluza ha denunciado que la diferencia entre lo que se paga en el campo y el importe en destino ronda entre el 500 y el 700% en productos como la aceituna verde, la mandarina, la ciruela y la nectarina, una situación que “requiere de la intervención urgente de las administraciones públicas para fijar un suelo de precios justo”.

Para Adelante Andalucía ha llegado el momento de abordar un debate de futuro en torno a los productos que consume la sociedad que permita implementar medidas que fomenten la producción tradicional, local y de temporada, pues necesita menor kilometraje para su transporte y hace un uso más racional del agua, lo que en la práctica supone ofrecer precios asequibles a los consumidores al tiempo que permite la supervivencia de la Andalucía rural con trabajo digno, de calidad y respetuoso con el medio ambiente. Según García Bueno, ”ante el ‘sálvese quien pueda’ que nos arrastra desde hace una década, ha llegado la hora de adoptar medidas que garanticen la viabilidad del campo a medio y largo plazo”.

Asimismo, García Bueno apunta también a las próximas negociaciones de reforma de la Política Agraria Común (PAC) solicitando mecanismos que garanticen que las ayudas lleguen a los pequeños agricultores y no se queden concentradas en los grandes terranientes cuyas tierras muchas veces ni siquiera son cultivadas. En esta línea, desde Adelante se solicitan ayudas específicas para potenciar el olivar tradicional frente al intensivo, al tratarse éste último de una variedad de producción que está desecando acuíferos de toda Andalucía y provocando un incremento notable del impacto del cambio climático en la comunidad autónoma.

Por último, desde la confluencia también se solicita a la Junta de Andalucía un esfuerzo para combatir la competencia desleal en el campo andaluz, toda vez que se ha demostrado que hay distribuidoras arraigadas en Andalucía que compran productos a Marruecos a bajo coste para, posteriormente, envasarlos en suelo andaluz y etiquetarlos como si fueran producción hortofrutícola nacional. “Si los gobierno permiten que en esta carrera ganen los estafadores estarán colaborando en la desaparición de la agricultura en Andalucía”, ha zanjado.