La portavoz adjunta del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, ha reclamado esta mañana a las administraciones central, autonómica y locales de la provincia de Huelva la habilitación de medidas urgentes para salvaguardar la salud de los trabajadores migrantes afectados por el incendio de un poblado chabolista en la localidad de Palos de la Frontera.

Este suceso ha afectado a más de 200 trabajadores del campo onubense cuya exposición al coronavirus se ve notablemente agravado, por lo que Aguilera ha exigido que Junta de Andalucía y Ayuntamiento usen pabellones deportivos e infraestructuras educativas para garantizar techo a los afectados cumpliendo las distancias de seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias.

Asimismo, la dirigente de Adelante ha recordado que el abandono de las administraciones a los migrantes que “cultivan los campos andaluces y alimentan a Europa” se prolonga ya durante dos décadas, por lo que cualquier agravamiento sobrevenido de la situación será resultado de “la negligencia continuada de las autoridades competentes”. De hecho, según ha apuntado, la única medida adoptada en las últimas semanas ha sido el uso de camiones cisternas para evitar que los trabajadores tuvieran que desplazarse tres kilómetros hasta el grifo más cercano. “Las personas que sostienen la poca actividad productiva que queda en funcionamiento están siendo maltratadas”, ha afirmado Aguilera, quien considera que la crisis del coronavirus evidencia una vez más cómo al Gobierno de Moreno Bonilla “no le duele la vulneración de Derechos Humanos ni le preocupa el contagio de miles de personas que construyen Andalucía día a día”.
Desde el inicio de la pandemia, Adelante Andalucía ha trasladado a la Junta de Andalucía la necesidad de abordar medidas que garantizasen la salubridad de los trabajadores migrantes, un colectivo especialmente vulnerable por las condiciones de vida en las que subsisten. Así, la diputada de la confluencia por la provincia de Huelva, María Gracia González, pidió a las autoridades onubenses la instalación de duchas portátiles, el reparto masivo de equipos de protección individual así como la habilitación de alternativas habitacionales al menos durante el periodo de confinamiento. Asimismo, ante el decreto de regulación del trabajo agrícola, González defendió la regularización de las personas migrantes del campo andaluz al objeto de mejorar sus condiciones de vida y facilitar su movilidad a otros territorios para dotar de mano de obra las distintas campañas de recolecta hortofrutícola.