• La portavoz adjunta de la confluencia, Ángela Aguilera, defiende que las grandes energéticas asuman el coste de las facturas de familias en riesgo de exclusión y pequeñas empresas afectadas por el estado de alarma

La portavoz adjunta del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, ha reclamado esta mañana que las próximas medidas de protección social y económica que disponga el Gobierno central para paliar los efectos del Covid-19 sobre contemple el impago de los suministros básicos y que sean las propias empresas energéticas quienes se hagan cargo de los costes derivados de ello. Esta medida, circunscrita a la duración del estado de alarma, beneficiaría tanto a las familias sin ingresos o en riesgo de exclusión social como a los autónomos y pequeños empresarios que hayan visto interrumpida su actividad como resultado de la crisis del coronavirus.

Según apunta la diputada, las cifras de paro y el receso del tejido productivo conocidos esta semana no pueden ser obviados por las administraciones, pues “dibujan un mapa de vulnerabilidad social desconocido” hasta la fecha en España y que “se ceba con especial crudeza con Andalucía”, una comunidad en la que millones de personas afrontan las facturas de los meses de marzo y abril “con ingresos diezmados en el mejor de los casos”. En esta línea, Aguilera ha recordado que las cifras del último informe de EAPN-Andalucía sobre el estado de la pobreza en la comunidad establecía en un 38,2 el porcentaje de población en riesgo de excusión social -12 puntos por encima de la media nacional- y en un 68,2 el porcentaje de andaluces que tiene dificultades para llegar a fin de mes. “Hay que tomar medidas valientes para apoyar a los más vulnerables si no queremos que nadie se quede atrás”, ha afirmado la diputada autonómica.

Por último, Adelante Andalucía insiste en que medidas como la propuesta garantizan no sólo el bienestar de las familias en la actual coyuntura, sino que establece un nuevo marco de acción ante crisis económicas exigiendo a los más poderosos que aporten en función de sus ingresos. Así, ha recordado Aguilera que los beneficios de Endesa, Iberdrola y Naturgy –principales operadores energéticos en España- en 2019 alcanzaron los 4.978 millones de euros, una facturación con previsión de crecimiento en los meses de confinamiento debido al incremento exponencial del consumo energético en los hogares. En opinión de Aguilera, las lecciones aprendidas de la crisis de 2008 indican que “para que una crisis no deje vencedores y vencidos, debemos afrontarla colectivamente y aportando en la medida de nuestras posibilidades”, por lo que ha recordado a las multinacionales energéticas que lo que para ellas supone unas décimas en sus balances anuales puede ser la salvación para familias y autónomos andaluces.