• Luzmarina Dorado ha pedido al Ayuntamiento de Córdoba que siga el ejemplo de Cádiz y emita el cobro del IBI a los bienes de la Iglesia no destinados al culto o a enseñanza como medida de contribución contra la crisis sanitaria, económica y social derivada de la pandemia de Covid-19

La parlamentaria de Adelante Andalucía, Luzmarina Dorado, ha pedido al Ayuntamiento de Córdoba que siga el ejemplo de Cádiz y emita el cobro del IBI a los bienes de la Iglesia que no estén destinados al culto o la enseñanza. “Hablamos de más de 400 propiedades en concepto de viviendas, locales, garajes, solares, edificios o fincas que no tienen relación directa con la práctica religiosa y cuyo gravamen fiscal permitiría recaudar en torno a 1 millón de euros que podrá utilizarse para hacer frente a la pandemia de Covid-19 y para intentar minimizar sus efectos económicos y sociales”.

Desde Adelante Andalucía consideran que en este contexto de crisis sanitaria, pero también económica y social, “todos los estamentos e instituciones tienen que arrimar el hombro para que, de manera comunitaria, podamos salir adelante sin dejar a absolutamente nadie atrás”. En esta línea, Dorado ha explicado que también la Iglesia “tiene que implicarse y compartir la carga que, desde todos los sectores sociales, se está asumiendo de forma ejemplar para llegar donde no llegan los estados ni los mercados y paliar una de las mayores crisis que ha vivido Andalucía y el conjunto de nuestro país”.

Por eso, la parlamentaria cree que se trata de una medida “de sentido común” que hay que poner en marcha “por responsabilidad, coherencia y solidaridad con la ciudadanía”, sobre todo cuando hablamos de una institución, la Iglesia, “que en 2019, y a falta del dato oficial, porque el Cabildo no lo publica, ha percibido un montante que oscila entre 18 y 20 millones de euros exclusivamente derivados de la recaudación por el acceso a la Mezquita, un edificio inmatriculado, enclave identitario fundamental y principal reclamo turístico de la ciudad, cuyos ingresos específicos no declara y por los que está exenta de la tributación de IVA y del Impuesto de Sociedades”.

Para Dorado, “el anacronismo que supone que a día de hoy la religión católica siga teniendo privilegios es una realidad que empeora la calidad democrática de nuestro país”, por eso “aplaudimos medidas como las del Ayuntamiento de Cádiz e instamos al Ayuntamiento de Córdoba a seguir su ejemplo en una situación de excepcionalidad que, además de una crisis sanitaria, social y económica, está tornando hacia una crisis de desconfianza en un sistema que no llega a atender a todos sus ciudadanos y vecinos”.