• La formación pedirá explicaciones a la Junta por la negativa de la UMA a sentarse a negociar un nuevo convenio.

Adelante Andalucía ha mostrado hoy su apoyo a las reivindicaciones de las trabajadoras de la limpieza de la Universidad de Málaga. En concreto, la parlamentaria andaluza de la formación Vanessa García, ha hecho hincapié en que “es de justicia que luchen por un convenio más digno para conseguir unas condiciones laborales justas”; y ha cargado contra las administraciones públicas, en concreto hacia la Junta de Andalucía, de quien depende la Universidad malacitana: “no es posible que las propias administraciones tengan precarizadas a las trabajadoras”. Así, ha anunciado que va a presentar una iniciativa parlamentaria a la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, para pedir explicaciones por esta negativa de la UMA a sentarse a negociar. Asimismo, García ha exigido a la Universidad que no abarate las condiciones laborales y económicas en los pliegos de condiciones de los contratos de este servicio, lamentando que éstos estén externalizados desde 1993.

Además, también Adelante Andalucía ha recordado que estas trabajadoras de la limpieza tienen sus salarios congelados desde hace más de 12 años, y que la Universidad las ha separado en tres lotes diferentes, correspondiendo cada uno a las empresas OHL, Clece y Fissa, lo que ha hecho también se diferencien sus derechos laborales.

Por su parte, Maribel González, diputada provincial de Adelante, ha destacado que “aquellas empresas que se enriquecieron con el ladrillo, ahora son las que se están enriqueciendo con el trabajo y el esfuerzo de mujeres y cuidadoras, como las limpiadoras o las auxiliares de ayuda a domicilio de la Dependencia, convirtiéndolas en víctimas de la precariedad”. Insistiendo en que estos trabajos de cuidados y femeninos son también los que están más precarizados.

Desde el Comité de Huelga han pedido perdón a los estudiantes de la UMA, “que son los más afectados en este tema aparte de nosotras, que no está costando el bolsillo”, recordando que llevan ya “muchos días en la calle sin trabajar, siendo madres y padres de familia”, recordando que “esta huelga no es por gusto, es por un convenio digno, y que la Universidad nos escuche”.