La portavoz adjunta del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, ha afirmado hoy que el criterio contrario del gobierno andaluz a la proposición de Ley de Cuentas Claras y Abiertas denota que PP y Cs componen el gobierno del cambiazo y la opacidad. La dirigente ha lamentado la actitud del Ejecutivo de Moreno Bonilla que se llama a sí mismo regenerador pero se excusa en tecnicismos para impedir a la ciudadanía su derecho a conocer el estado de las cuentas financieras de la Junta de Andalucía y las empresas públicas.

Según ha señalado Aguilera, resulta “especialmente grave” este gesto político contra la transparencia después de haber sufrido las consecuencias de casos de corrupción como los Eres, la gurtel o las distintas tramas de financiación irregular. “Es incomprensible que haya líderes políticos en Andalucía que pongan problemas a implementar medidas anticorrupción”, ha afirmado la diputada, que anuncia que Adelante defenderá en pleno la votación de esta nueva norma para que Moreno Bonilla y Juan Marín tengan que “dar la cara” en el Parlamento y oponerse “públicamente a medidas regeneradoras.

En este sentido, para la confluencia, tanto PP como Cs han demostrado esta mañana que no quieren que la gente de a pie conozca lo que sus políticos hacen con el dinero, por lo que ha instado a los dirigentes de la derecha andaluza a que “no vuelvan a denominarse regeneradores” ya que en realidad “representan la opacidad” y su único objetivo es “negar la participación democrática a la ciudadanía”.