El portavoz adjunto del grupo parlamentario Adelante Andalucía, José Ignacio García, ha lamentado hoy que el Gobierno andaluz haya concedido la medalla de Andalucía de la Solidaridad y la Concordia a André Azoulay, banquero implicado en los planes del país africano para expoliar los recursos naturales del Sáhara Occidental. Así, según ha anunciado el dirigente andaluz, el Ejecutivo de Moreno Bonilla tendrá que explicar en sede parlamentaria por qué reconoce a una persona cuyo principal logro ha sido aumentar la fortuna personal del rey marroquí.Una democracia no puede otorgar una distinción al consejero de una dictadura porque ello supone premiar a una dictadura que vulnera cada día los derechos humanos tanto en Marruecos como en las tierras ocupadas del Sáhara”, ha sentenciado García.

André Azoulay, el banquero que se convirtió en asesor financiero del Rey de Marruecos, es uno de los hombres más poderosos de Marruecos. Gracias a Azoulay y sus colegas, la riqueza del Rey de Marruecos se ha disparado en la última década. El crecimiento extremo de la fortuna real ha hecho al rey Mohamed VI uno de los monarcas más ricos del mundo, en sólo unos pocos años y todo ello en un período de estancamiento económico y decrecimiento en Marruecos.

En una tesis de grado de maestría titulada “¿Un Pueblo contra las Corporaciones? Autodeterminación, Recursos Naturales y Corporaciones Transnacionales en el Sáhara Occidental”, Raphaël Fišera escribe respecto a Azoulay: “En cuanto a los acuerdos de exploración, la cuota del estilo Rey Salomón de las aguas saharauis [asignadas] a una empresa estadounidense y a una francesa conlleva evidentemente una dimensión política. Algunos especialistas han descrito este acuerdo como el “Plan Azoulay”, de acuerdo con el nombre del principal asesor económico del rey marroquí. Este personaje, a través de su estrecha relación personal con los actuales jefes de Estado francés y marroquí, supuestamente concibió un plan según el cual el petróleo saharaui se repartiría a partes iguales entre Francia y los EEUU con el objetivo específico de obtener un reconocimiento definitivo de la anexión marroquí del territorio”.