• A pesar de los anuncios de la Administración autónoma, los beneficiarios continúan sin recibir las ayudas en medio de esta importante crisis sanitaria

El grupo municipal de Adelante Jaén pide al alcalde de la ciudad, Julio Millán, que exija con firmeza a la Junta de Andalucía que cumpla lo que sus dirigentes anunciaron a finales del pasado mes de marzo y empiecen a hacer efectivos los pagos asociados a la Renta Mínima de Inserción.  Los beneficiarios de esta prestación han afirmado a los concejales de Adelante Jaén que el  propio personal que trabaja en los servicios sociales se encuentra desesperado porque ni siquiera se les coge el teléfono en la Administración autónoma. “Es inconcebible que los responsables públicos a los que se les llena la boca de estar al frente de la crisis provocada por la COVID 19 estén dejando en la cuneta a los solicitantes de la Renta Mínima de Inserción que arrastran una delicada situación económica desde antes de que se declarase la pandemia”, señala Lucía Real.

Para Adelante Jaén, es el momento en el que el alcalde debe mostrar su contundencia ante una Junta de Andalucía que “se ha instalado en las declaraciones grandilocuentes ante los medios de comunicación pero es completamente ineficaz en la atención a la ciudadanía que más necesidad tiene de ser atendida con urgencia”, señala la portavoz de esta formación. Real manifiesta que muchos de los solicitantes de la Renta Mínima de Inserción están en espera de recibir estas prestaciones desde hace meses y ahora la necesitan más que nunca.

Tanto el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, como el Consejero de Presidencia, Elías Bendodo han anunciado ya en varias ocasiones la resolución de todos los expedientes en curso de este subsidio, que han englobado en lo que denominan un potente paquete de ayudas sociales. Según datos aportados por la Plataforma en defensa de la Renta Mínima de Inserción, en la provincia de Jaén podrían cifrarse en 20.000 personas las que se encuentran pendientes de la resolución de sus expedientes, en su mayor parte familias con todos sus miembros en paro y situación de pobreza extrema.

“De nuevo, los solicitantes de esta prestación vuelven a ser los grandes olvidados”, explica Lucía Real quien reclama para el colectivo “la misma atención que rápidamente se ha puesto en marcha para autónomos o trabajadores a los que se les ha aplicado un ERTE en su centro de trabajo”, declara.