• Javier Ureña asegura no hay un modelo claro de gestión para una capital con escasas salidas laborales para los jóvenes y un patrimonio histórico que se cae a pedazos

El grupo municipal de Adelante Jaén “lamenta” el año perdido en la política municipal cuando hoy se cumple un año del pleno que eligió a Julio Millán (PSOE) como alcalde de la ciudad aunque mantiene la esperanza de que el regidor socialista pueda, en los tres años de mandato que restan para las próximas elecciones municipales, “reconducir la situación, dar un giro en política social y no dejar pasar la oportunidad de gobernar para una ciudadanía que necesita que su ayuntamiento se convierta en el motor social que Jaén necesita”, señala Javier Ureña.

El concejal de Adelante Jaén afirma que Millán fue el primer sorprendido cuando se encontró al frente de la ciudad y no tenía ningún proyecto para revertir la penosa situación en la que el PP dejó al Ayuntamiento “más allá de los discursos generalistas que su partido puede aplicar a cualquier ciudad”. Para Ureña, el problema radica en que “un año después no ha sido capaz de revertir esta situación y Jaén continúe sin un modelo claro de gestión para una capital que pierde población cada año, con salidas laborales para los jóvenes muy limitadas al sector servicios y un patrimonio histórico que se cae a pedazos”.

A esta falta de visión del PSOE se sumó la decisión de dejar al frente de la gestión económica a Ciudadanos, lo que Javier Ureña considera un “mal inicio que se ha materializado en el continuismo de la política económica aplicada por el Partido Popular en los ocho años de su mandato con una concejala de Hacienda que sigue los pasos marcados por Manuel Bonilla (PP) lo que resulta completamente incomprensible”. De ahí, continúa Ureña, “que el futuro de Jaén siga vislumbrándose muy negro con décadas de ruina por delante”.

La alternancia en la alcaldía, que se presumía “esperanzadora” no ha aportado aún cambios significativos “y se están perdiendo oportunidades de recuperar servicios públicos como el del transporte urbano o la gestión de la regulación de los aparcamientos en superficie que revertirían directamente en mejores prestaciones para la ciudadanía y aliviarían la ruina de las arcas municipales”, afirma el concejal de Adelante Jaén.

La actual crisis económica y social provocada por la emergencia sanitaria del COVID-19 podría entenderse como la oportunidad que la ciudadanía jiennense espera para sentir que su alcalde trabaja para salvaguardar los derechos de los colectivos más vulnerables “por lo que desde Adelante Jaén nos mantenemos expectantes ante la gestión de aspectos fundamentales como la postura que desde la alcaldía se tome ante la gestión de recursos como el Ingreso Mínimo Vital que tantas familias esperan con alivio”, señala Javier Ureña.