• Ahumada: “En vez de desplegar un plan económico y normativo en favor del comercio tradicional de la provincia, la Junta actúa contra el sector y favorece a las multinacionales, lo que ha provocado esta misma semana duras críticas de la Federación de Comercio de Málaga al consejero de Economía”

El diputado portavoz de Economía y Comercio del Grupo de Adelante Andalucía en el Parlamento y coordinador provincial de Izquierda Unida en Málaga, Guzmán Ahumada, pide al consejero de Economía, Rogelio Velasco, que “en lugar de seguir haciendo declaraciones dando por muerto al pequeño y mediano comercio, se ponga a trabajar para potenciar su productividad y que sea una prioridad para el gobierno andaluz. Para ello le hemos solicitado la aprobación de un paquete de ayudas específicas urgentes que permita al comercio tradicional atender las necesidades sanitarias que impone la pandemia del Covid-19, una línea específica de avales y la activación de la convocatoria para centros comerciales abiertos, que acumula ya dos años paralizada”.

Ahumada considera que el gobierno de la Junta tiene “abandonado al comercio tradicional y lo demuestra cada vez que legisla en favor de las multinacionales y las grandes superficies y margina a los pequeños y medianos establecimientos. Esta nefasta gestión ha motivado incluso, en esta misma semana, las quejas públicas de la Federación de Comercio de Málaga, que se ha referido a las incomprensibles declaraciones del consejero, alusivas a que la aprobación de una ampliación de los horarios y días de apertura de las grandes superficies no va a afectar a los pequeños y medianos comercios, como toda una declaración para hundir más a un gremio que está muy tocado por el coronavirus. Desde Adelante apoyamos a este colectivo para la defensa del tejido comercial malagueño en su petición a la Junta de que se implique en lugar de ponerle la puntilla al sector”.

Ahumada informa de que “siete de cada diez empleos que se genera en el sector se enmarca dentro del pequeño y mediano comercio, además cumplen otras funciones de interés social, pues son quienes tributan y fijan a la población a los territorios”. Por todo ello el comercio es un gremio esencial en la economía andaluza, que emplea a 428.000 personas, un 23% del total y que con 170.000 establecimientos representa un 11,5% del PIB.