La portavoz adjunta del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, ha exigido hoy a los gobiernos central y autonómico mayor “seriedad y control” sobre el suministro de equipamientos de protección para personal sanitario tras conocerse que, por segunda vez en dos semanas, diversas partidas de mascarillas han tenido que ser retiradas de centros sanitarios andaluces al comprobarse que no impedían el contagio del Covid-19.

Adelante se hace eco de este modo de las múltiples quejas del personal sanitario y no sanitario de centros andaluces, que han denunciado desde el inicio de la crisis del coronavirus su indefensión por carecer de herramientas de protección personal ante la pandemia. En esta línea, Aguilera ha instado a las autoridades sanitarias estatales y autonómicas a alejarse de la improvisación cuando se trata de vidas humanas y a garantizar que el material sanitario llega en condiciones adecuadas tras haber superado las pruebas de calidad necesarias.

La dirigente de Adelante Andalucía ha lamentado además que esta situación incremente la presión psicológica y emocional sobre trabajadores que están en la primera línea contra la pandemia “sintiéndose desasistidos por sus autoridades ante un problema de enormes magnitudes.

Por último, desde Adelante han recordado al Gobierno andaluz que la retirada de las mascarillas que distribuyó la propia Consejería de Salud y Familias en centros sanitarios de Cádiz, Málaga, Córdoba, Granada y Almería no es suficiente para subsanar el posible daño generado sobre las plantillas, por lo que ha exigido realizar test que identifiquen la posible expansión del Covid-19 a sus entornos familiares y todas aquellas personas con las que hayan tenido contacto. “Nos jugamos la vida de miles de andaluces con este error de libro, por lo que exigimos al Consejero de Salud medidas estrictas para delimitar cualquier vía de escape del virus”, ha zanjado Aguilera.