• La confluencia denuncia que diversos barrios de Granada y Almería están padeciendo cortes de suministro “inasumibles” y pide a Moreno Bonillo soluciones inmediatas

El grupo parlamentario Adelante Andalucía ha denunciado esta mañana el incumplimiento sistemático por parte de la compañía Endesa con sus obligaciones de suministro eléctrico en diversos barrios de las ciudades de Granada y Almería, obviando así el decreto ley de Estado de Alarma que establece la garantía de acceso a la energía eléctrica para toda la ciudadanía. Así, desde Adelante se ha exigido al Gobierno de Moreno Bonilla que actúe de manera inmediata para asegurar que todos los andaluces tienen acceso al servicio energético en estos momentos de especial vulnerabilidad por las condiciones de confinamiento doméstico.

Según han explicado los parlamentarios de Adelante por Granada y Almería, Ana Villaverde y Diego Crespo respectivamente, en los barrios afectados como El Puche en Almería o el distrito Norte de Granada se viven situaciones inasumibles diariamente, y su vecinos tienen que soportar con aún mayores dificultades el confinamiento obligatorio impuesto por el estado de Alarma.

Ana Villaverde ha criticado que el Gobierno andaluz haya ignorado estos antiguos problemas del suministro hasta la fecha, recordando recientemente Endesa adquirió el compromiso de instalar cuatro nuevos transformadores en el distrito de los que sólo ha llegado a instalar uno. Así, la diputada autonómica ha denunciado que los vecinos se vean obligados a afrontar la orden de confinamiento a oscuras y sin saber si tendrán que tirar la comida del frigorífico o sin poder moverse por miedo a sufrir accidentes, especialmente las personas de mayor edad.

En esta línea, Villaverde ha pedido al Gobierno de la Junta una solución inmediata y que, en caso de que Endesa no ofrezca las soluciones pertinentes, sea el Gobierno central quien, acogiéndose al Real Decreto del Estado de Alarma, intervenga la compañía eléctrica al objeto de garantizar los derechos de las personas usuarias.

El diputado almeriense, por su parte, ha recordado que el barrio de El Puche sufre cortes de luz de hasta cinco días consecutivos, mientras que otras zonas como La Chanca y Pescadería, afrontan diariamente recesos en el suministro de hasta 20 horas consecutivas que están convirtiendo el confinamiento en un auténtico drama. Según ha indicado Crespo, la situación de desabastecimiento energético en estos barrios no es nueva pero en la situación actual de confinamiento supone “una absoluta irresponsabilidad” por agregar “angustia y sufrimiento innecesarios” en un contexto de pandemia.

Como establece textualmente el decreto para la declaración del estado de alarma, «las autoridades competentes delegadas podrán adoptar las medidas necesarias para garantizar el suministro de energía eléctrica, de productos derivados del petróleo, así como de gas natural, de acuerdo con lo previsto en el artículo 7 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico, y en los artículos 49 y 101 de la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos». En base a esta disposición, el Gobierno central podría tomar el control del sistema eléctrico y operar directamente cualquier activo energético, ya sea desde una planta de generación de electricidad (centrales nucleares, ciclos combinados, parques eólicos, plantas fotovoltaicas, térmicas de carbón, etc.) hasta las propias redes de distribución y transporte de la electricidad. Asimismo, en lo referente a garantía de suministro para personas vulnerables, se establece los suministradores de energía eléctrica no podrán suspender el suministro a aquellos consumidores en los que concurra la condición de consumidor vulnerable, vulnerable severo o en riesgo de exclusión.

Junto a la intervención de la empresa Endesa, la diputada Ana Villaverde ha propuesto además como medida paliativa y temporal la instalación de generadores eléctricos auxiliares de tal forma que se ponga fin al confinamiento sin electricidad que está condenando a los vecinos a vivir sin poder encender aparatos de calefacción, vivir a oscuras o no poder cargar sus dispositivos móviles para mantener contacto con sus seres queridos.