La portavoz de Igualdad y Políticas Sociales del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Ana Villaverde, ha reprochado esta mañana al Gobierno de Moreno Bonilla el caos organizativo del programa de refuerzo de alimentación infantil que ha provocado que el plazo de solicitudes se cierre excluyendo de la ayuda a miles de estudiantes andaluces. Esta circunstancia, según ha denunciado la dirigente, es consecuencia directa de la torpeza del Gobierno andaluz en la gestión administrativa de la iniciativa, por lo que ha exigido la adopción de medidas inmediatas para evitar que se prolongue esta situación de injusticia hacia colectivos vulnerables.

En esta línea, Villaverde ha propuesto a las consejerías competentes la apertura de un nuevo plazo de solicitudes acompañado de un esfuerzo comunicativo extra para que todos los centros escolares y servicios municipales tengan oportunidad de elaborar los listados de estudiantes en situación de vulnerabilidad que deben poder optar al programa de refuerzo alimentario. “Poner en marcha una iniciativa como ésta y no informar a colegios y ayuntamientos es una torpeza injustificable”, ha alegado la dirigente de Adelante, que ha pedido al Gobierno también que “dé la cara ante semejante error que ha dejado en la estacada a miles de personas” y se disculpe públicamente “por los daños ocasionados a las familias andaluzas”.

Ningún procedimiento administrativo puede tener como resultado que haya menores sin alimentación”, ha reprochado la diputada autonómica para recordar al Gobierno de la Junta que resulta “altamente peligroso publicar órdenes administrativas confusas” en momentos de crisis como el actual provocado por la expansión de la pandemia de coronavirus.

Programa de garantía alimentaria

Para Adelante Andalucía, como ha señalado Ana Villaverde, más allá del programa de refuerzo alimentario, cuya extensión se restringe al ámbito de ciertas etapas educativas, es urgente acometer un Programa de Garantía Alimentaria en colaboración con los ayuntamientos para cubrir las necesidades de alimentación de todas las personas y familias que lo necesiten, evitando así que los más vulnerables vuelvan a pagar los efectos de una crisis como ocurrió en 2008. Según la información recabada por Adelante, los Servicios Sociales municipales han advertido a la administración autonómica de su disponibilidad para facilitar en muy poco tiempo los datos de las familias que necesitarían de este apoyo urgente para poder acceder a los suministros básicos y, de forma específica, a la alimentación, por lo que la ejecución del programa sería factible en un breve plazo de tiempo. Esta iniciativa permitiría apoyar a todas aquellas personas que han perdido sus fuentes de ingreso y no tienen posibilidad de acceder a ninguna prestación, circunstancias que afectan de forma directa a quienes forman parte de la economía sumergida, que trabajaban sin contrato o con contratos por horas, o cuya única fuente de ingresos eran trabajos de temporada que por motivo de la crisis sanitaria no van a poder tener.