• La parlamentaria andaluza Ángela Aguilera recuerda que la provincia de Cádiz es la que registra el mayor número de profesionales sanitarios afectados. “Después de la pésima gestión en prevención de los profesionales sanitarios, lo último que necesitábamos es una Junta mordaza que intenta callarles la boca y atentar la libertad sindical y a nuestra provincia”

La parlamentaria de Adelante Andalucía Ángela Aguilera ha calificado de “inadmisible” los expedientes abiertos a personal sanitario por expresar sus quejas en redes sociales, tal y como han denunciado los sindicatos. Esta situación, que se ha repetido tanto en Cádiz, Jerez como en el Campo de Gibraltar es “intorable” y “no vamos a permitir ningún tipo de censura a las autoridades sanitarias cuando, además, sus quejas están totalmente argumentadas”.

Así, Aguilera recordó que el nivel de contagio del personal sanitario andaluz es diez puntos superior a la media nacional y, que en el caso de Cádiz, resulta ser la provincia con mayor número de sanitarios contagiados, por encima de la población en general. “Es increíble que este Gobierno andaluz haya hecho una escandalosa campaña de propaganda sacando pecho, cuando Moreno Bonilla ha fallado a los sanitarios desde su llegada al poder, con contratos basuras, el incremento del presupuesto a la sanidad privada en lugar de a la pública y siendo incapaz, durante la pandemia, de procurar test para todos los trabajadores e impidiéndoles usar mascarillas para no causar alarma social”.

Para Aguilera, “el Gobierno de PP y Cs no sólo no ha protegido a los profesionales de la sanidad pública andaluza sino que desde el pasado 1 de abril ha cercenado su libertad, con la circular que la Dirección General del SAS envió a todos los profesionales en la que prohibía la difusión de información relacionada con las necesidades de recursos materiales y humanos para hacer frente al Covid-19 bajo amenaza de sanción”. La apertura de expedientes sancionadores a los trabajadores y trabajadoras gaditanos de la sanidad pública “es el último paso de este maltrato a la sanidad pública”y ha anunciado que “siempre nos va a tener enfrente en la defensa de los servicios públicos, como nuestra sanidad, y el bienestar y la dignidad de todos sus trabajadores y trabajadoras”.

“Después de la pésima gestión de la Junta de Andalucía en materia de prevención para el personal sanitario, después de cinco remesas defectuosas de mascarillas que han puesto en riesgo la salud pública y la salud de los profesionales de la sanidad, después de que nuestra sea la que mayor número de contagios entre el personal sanitario, lo último que nos hacía falta es una Junta de Andalucía mordaza, que no sólo no protege a los trabajadores y trabajadoras de la sanidad sino que intenta atentar contra la libertad sindical y la libertad de expresión y poner una mordaza para ocultar sus propias vergüenzas y su propia irresponsabilidad”.

Finalmente, la diputada por Cádiz lamentó que “los profesionales ya han tenido bastante con esta gestión para que además tengan que soportar la inmoralidad de una administración que pretender callarles la boca y que no puedan denunciar las condiciones en las que están trabajando en la asistencia del coronavirus en los hospitales públicos de nuestra provincia”