• La parlamentaria andaluza Ángela Aguilera denuncia que no han recibido ni orden de trabajo, porque no se responsabilizan de la seguridad de los operarios, ni equipos de protección individual contra el COVID-19
  • Aguilera hace extensible esta denuncia también a call centers como Majorel en Jerez y reclama a las grandes empresas “respeto a la vida de los trabajadores y trabajadoras” y el refuerzo de la Inspección de Trabajo

La parlamentaria por Cádiz de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, ha exigido a Cepsa Química que de manera urgente ponga medidas de seguridad a los trabajadores de las múltiples industriales auxiliares que prestan sus servicios en la Refinería de San Roque. En concreto, cerca de 500 operarios se encuentran dentro de la empresa  parados, porque deben recibir de la empresa matriz una orden de trabajo, que no les han concedido por falta de seguridad. “Es una vergüenza que no lo hagan para no hacerse responsables de si hay algún contagio”. Tampoco han recibido equipos de protección individual, como guantes ni mascarillas, ni instrucciones para poder trabajar con una distancia de dos metros de seguridad.

Aguilera extendió esta denuncia a la empresa de call center Majorel en Jerez, en la que miles de trabajadoras y trabajadores han venido desempeñado su labor hasta hoy mismo sin las mínimas condiciones de seguridad, sin geles desinfectantes y hacinados en puestos de trabajo que no cumplían la separación correspondiente. Ante estas situaciones, la parlamentaria andaluza ha reclamado a las grandes empresas “medidas de seguridad y, sobre todo, respeto a los trabajadores y trabajadoras”, al tiempo que ha pedido un refuerzo de la Inspección de Trabajo.

Finalmente, la parlamentaria andaluza ha agradecido la labor de todo el personal sanitario, de limpieza, de los supermercados, transportistas, del servicio de ayuda a domicilio y a todas aquellas personas que cuidan de los más vulnerables.

Las diputadas de Adelante acompañan a las limpiadoras de la UMA