• La portavoz de Adelante Andalucía, Ana Naranjo, recuerda el compromiso de la Mesa General de Función Pública, que obliga a la Junta a garantizar medidas de protección para que los centros puedan abrir

La portavoz de Adelante Andalucía y diputada en la comisión de Educación, Ana Naranjo, ha afeado hoy al Consejero del ramo, Javier Imbroda, que “vuelva a pasar la pelota a los equipos directivos con las instrucciones para la reapertura de los centros educativos para tareas administrativas”, prevista para el próximo día 18 de mayo. Según Naranjo, Imbroda “vuelve a demostrar una vez más su incapacidad para organizar el sistema educativo andaluz”, ya que pide a los equipos directivos y docentes que tomen decisiones que corresponden a la Consejería y al Gobierno andaluz.

La parlamentaria andaluza de Adelante ha recordado que las instrucciones que el Gobierno andaluz ha puesto a disposición de los sindicatos en la mesa sectoral “son muy poco claras y han sido rechazadas por los sindicatos”. Además, la portavoz de Adelante Andalucía ha apuntado que “la comunidad educativa ha recibido estas instrucciones con un nuevo desconcierto”, lo que considera una nueva evidencia de que “Imbroda no escucha a las y los docentes, ni siquiera en este contexto”.

Del mismo modo, Naranjo ha apuntado que la reapertura de los centros docentes para los procesos de escolarización el 18 de mayo es “precipitada”, habida cuenta de que “incluso se está pidiendo a los equipos docentes que sean ellos quienes aquieran material de protección, sin tener siquiera unos fondos garantizados por parte del Gobierno andaluz”. A este respecto, Naranjo ha señalado que “el Gobierno andaluz no puede saltarse el acuerdo de la Mesa General de Función pública y debe estar garantizadas las medidas sanitarias de desinfección, limpieza y protección personal para que los centros puedan abrir”.

En última instancia, la diputada de Adelante Andalucía ha instado al Gobierno andaluz ha “tomar decisiones de cara a la vuelta al colegio en septiembre”, que a su criterio “han de pasar por una mayor inversión en Educación pública y en una bajada de la ratio, para que los docentes puedan tener menos alumnos a los que atender y así poder garantizar tanto el repaso que van a necesitar para la adaptación de contenidos en el curso siguiente como las medidas de contención y no propagación del virus”.