La portavoz adjunta del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, ha reclamado hoy al Gobierno andaluz que trabaje con rigor y seriedad las nuevas propuestas de desescalada que debe remitir al mando único sanitario si quiere que los andaluces salgan cuanto antes y con garantías de salud pública de la actual situación de confinamiento. La dirigente ha considerado muy grave que la Consejería de Salud remitiese información defectuosa al Gobierno central para solicitar la fase 1 de la desescalada y ha lamentado que Moreno Bonilla trate ahora de esconder los graves fallos cometidos en lugar de disculparse con las los provincias que han quedado lastradas por su mala gestión.

Según se ha conocido a través de una información de la Cadena Ser, la Junta de Andalucía pidió el pase a la Fase 1 con dos documentos distintos, uno de ellos fuera de plazo y ambos sin firmar, a lo que se sumaría el problema añadido de que el Gobierno andaluz carecía de un plan de movilidad para aislar los distritos sanitarios de Málaga, de Granada y de Granada-Metropolitano en caso de que fuera necesario, algo considerado básico por parte del Ministerio. En este sentido, Aguilera ha instado a Moreno Bonillo a dejar de buscar culpables a su propia “torpeza” y planificar una desescalada de manera transparente y acorde a las necesidades de Andalucía “sin escatimar ni un solo recurso material o humano” que permita el tránsito a las nuevas fases en cada provincia. Así la dirigente ha recordado al Gobierno andaluz que la responsabilidad directa de que Granada y Málaga se hayan descolgado de la tónica general de la desescalada responde a que ambas han sido objeto de los recortes sanitarios con especial incidencia hasta dejar “esquilmados” sus centros hospitalarios.

Esta situación, como ha avanzado Aguilera, implica además que dos de los principales focos turísticos de Andalucía como son las provincias de Granada y Málaga se verán perjudicados en su proceso de recuperación de la normalidad. “Afrontar la desescalada a palos de ciego tendrá consecuencias económicas para la economía andaluza” ha reprochado la diputada a Moreno Bonilla, a quien ha instado a dejar de escudarse en una disputa con Madrid para evadir su responsabilidad y plantear soluciones a los problemas su escasa destreza en la gestión ha generado en la convivencia y la economía de las familias y empresas de la comunidad autónoma.

Para Adelante Andalucía, la crisis del Covid-19 ha puesto de relieve las necesidades obvias de inversión en sanidad pública, en camas para las UCIs y profesionales de la salud con condiciones dignas, cuestiones que la confluencia considera que se deben resolver mediante el compromiso legislativo del Parlamento con una financiación para la sanidad pública no inferior al 7 por ciento del PIB andaluz anual.