Solidaridad y cooperación

En materia de Solidaridad Internacional y Cooperación para el Desarrollo, desde Adelante Andalucía entendemos que las instituciones andaluzas deben optar por una nueva arquitectura de la seguridad mundial que ponga el foco en la seguridad humana, partiendo de la responsabilidad compartida, el diálogo y la negociación. Esta nueva arquitectura debe tener como objetivo a corto plazo el desarme; y a medio y largo plazo, poner fin a las principales amenazas a la paz mundial: la guerra, el hambre, la desigualdad social y la enfermedad en los países empobrecidos.

Consideramos que la solidaridad y la cooperación con otros pueblos forman parte del programa esencial soñado por Blas Infante para Andalucía, y como tal figura en nuestro himno el «por sí y para la Humanidad» y se recogen en el artículo 10 del Estatuto de Autonomía para Andalucía, entre los objetivos básicos de la Comunidad Autónoma: «El fomento de la cultura de la paz y el diálogo entre los pueblos» y «la cooperación internacional con el objetivo de contribuir al desarrollo solidario de los pueblos».

Consideramos que la contribución de Andalucía al desarrollo de los pueblos se debe realizar en estricta observancia del marco de valores propuesto en la Declaración Universal de Derechos Humanos y que el modelo de desarrollo propuesto para Andalucía debe ser compatible con el desarrollo de todos los pueblos que conforman la comunidad mundial. Es fundamental promover y vigilar la coherencia de todas las políticas andaluzas en orden a la persecución de objetivos de desarrollo para Andalucía y todos los pueblos.

En este sentido, desde Adelante Andalucía, consideramos que Andalucía no puede establecer relaciones normalizadas con aquellos estados ocupantes de territorios pertenecientes a otros pueblos, al tratarse de situaciones contrarias a los derechos humanos y la legalidad internacional. Nuestra tierra debe aspirar a convertirse en aquel territorio de paz que desean los andaluces y las andaluzas, y que debe promover la cooperación para el desarrollo como un verdadero derecho de los pueblos.

Nos comprometemos a asumir los valores de la solidaridad entre pueblos como eje vertebrador de las relaciones de todo tipo que se establezcan entre Andalucía, los países de su entorno y el resto de la comunidad mundial, haciendo hincapié en la solidaridad con la causa de los pueblos palestino y saharaui.

Reforzaremos desde Andalucía la implementación de la Agenda 2030, que incluye los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París (Pacto por el Clima), la Nueva Agenda Urbana (Hábitat III) y la Agenda de Acción de Addis Abeba de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo.

También fomentaremos la cooperación para el desarrollo, entendiendo como tal el amplio abanico de acciones conjuntas de ciudadanía, organizaciones y movimientos sociales del Sur y del Norte, orientada a fomentar capacidades locales en los países del Sur, para contribuir a la transformación de las injustas estructuras políticas, sociales y económicas causantes de las desigualdades entre países y su efecto principal, la pobreza. Asumiendo el compromiso de alcanzar el 0,7% de los presupuestos de la Junta de Andalucía destinados a Ayuda Oficial para el Desarrollo antes de finalizar la legislatura y el horizonte de llegar al 1% en la siguiente legislatura.

Es necesario impulsar un salto cualitativo en la calidad y eficacia del sistema andaluz de cooperación para el desarrollo, poniendo los mecanismos normativos, institucionales y presupuestarios necesarios al efecto.

Por todo lo expuesto, asumimos la coherencia de todas las políticas con el fin de generar desarrollo humano como principio básico de la acción de todas las instituciones andaluzas.

Subcategorías
Solidaridad
Cooperación