Formación Profesional pública, gratuita y de calidad

La LOMCE y su Formación Profesional Básica arrincona a parte del alumnado en un itinerario casi exclusivo, en la práctica, para la FP. Una Formación Profesional Básica que no se adapta a las necesidades del alumnado y que debería ser reforzada con recursos humanos y materiales para compensar las dificultades que arrastra el alumnado que viene de no completar la enseñanza secundaria. Si la igualdad de oportunidades fuera real, esta situación asimétrica estaría resuelta desde Primaria y Secundaria.

En la Formación Profesional Inicial faltan títulos, tanto en especialidades más innovadoras, como en el sector servicios. La oferta para personas adultas es casi inexistente y continúa presente una importante segregación por género. La formación del profesorado está muy lejos de la calidad que debe alcanzar para tener una FP innovadora y actualizada a la demanda laboral.

El Gobierno andaluz lleva varios años amagando con un anteproyecto de FP que vuelve a quedarse nuevamente en un cajón, eternizando la promesa de modernización del sistema, mientras la realidad es que la FP ha soportado buena parte de la política de recortes y sometimiento a los mercados y la precarización.

La Formación Profesional subsiste sin renovaciones de instalaciones y equipamientos de laboratorios y talleres, y la única innovación actual se dirige exclusivamente a la FP Dual.

Las consecuencias más claras de esto son las siguientes:

  • Se ha separado la FP de la red de centros educativos, impulsando paulatinamente los CIFP (Centros Integrados de FP) y creando un modelo ajeno al ámbito educativo, para convertir la FP exclusivamente en un instrumento del mercado laboral, y no para facilitar una formación de calidad a las personas.
  • La Privatización progresiva del modelo, incorporando la FP Dual.

No en vano, en los últimos años, prácticamente la mayoría de los nuevos títulos de FP implantados son duales. Estos se convierten en elementos de negociación del Gobierno andaluz con las direcciones de los centros, y se utilizan, además, para hacer arreglos políticos contrarios al interés general.

Se invierte en nuevos títulos si van a ser duales, aunque sean efímeros, para responder a necesidades de empresas concretas que utilizan esta vía para sus renovaciones de plantilla puntuales.

La figura de los tutores de empresa, una vez consolidados, puede suponer la sustitución del profesorado técnico de FP, lo que implica precarizar el empleo docente.

La FP Dual está asumiendo el papel que le correspondía a la FP para el Empleo, bajo sospechas de corrupción, y que está en procesos judiciales y de auditorías por parte de la Unión Europea. Para ello, se está flexibilizando el sistema público de FP para responder a demandas puntuales que no tendrían que tener esta respuesta.

Es necesario adoptar una política que apueste por la Formación Profesional como eje de un nuevo modelo productivo al servicio de Andalucía, que proyecte una economía social, centrada en la gente y en el bien común.

Propuestas

Propuesta 864 Crear una red de centros públicos conectada con el resto de las etapas educativas, posibilitando los cambios de enseñanza que permitan al alumnado mejorar su formación, facilitando su inserción laboral.

Propuesta 865 Realizar un estudio detallado de la Formación Profesional respecto a la oferta educativa y la demanda actual de plazas.

Propuesta 866 Auditar el estado de aulas, talleres, laboratorios y su adecuación a la normativa, buscando soluciones para que todos los espacios sean idóneos para la impartición de los módulos.

Propuesta 867 Actualizar, mejorar y renovar las dotaciones de los ciclos formativos. Para ello, propondremos el Plan Funciona FP, con una dotación inicial de 16 millones de euros anuales para adquisición de materiales, y equipamiento de talleres y laboratorios.

Propuesta 868 Ofertar más formación al profesorado de FP, para facilitarles actualizar los conocimientos impartidos y acercar las experiencias profesionales novedosas al aprendizaje en el aula.

Propuesta 869 Incrementar en 80 títulos nuevos la FP en una primera fase, para acompañar las políticas de impulso del cambio de modelo productivo. Aumentar, además, la oferta educativa pública de Formación Profesional, abriendo los centros en los que hay FP en turnos de tarde y construyendo nuevos institutos, disminuyendo progresivamente la privada-concertada.

Propuesta 879 Determinar con precisión qué itinerarios formativos son los más adecuados para cada perfil de demandante, estableciendo planes de formación individualizados. Asimismo, incentivar al Instituto Andaluz de Cualificaciones Profesionales (IACP) a poner en marcha las acreditaciones profesionales en los colectivos y profesiones recogidos en el Catálogo Nacional de las Cualificaciones Profesionales y el correspondiente Catálogo Modular de Formación Profesional, conforme a lo fijado en La Ley Orgánica 5/2002.

Propuesta 871 Revisar la FP Básica y adaptarla para que sea un salto a una cualificación profesional o el acceso a estudios postobligatorios y nunca un espacio de fracaso. Para ello, aumentaremos tanto los recursos humanos como materiales, y mantendremos la ratio en grupos nunca superiores a 12 personas. Asimismo, proponemos su desaparición en un futuro para que el alumnado camine sin segregación en Educación Secundaria.

Propuesta 872 Modificar la normativa para que a principio de curso los grupos de FP estén completos y no al 60% como ocurre actualmente.

Propuesta 873 Mantener la Formación en Centros de Trabajo como un módulo que permite al alumnado la inserción laboral, estableciendo en los centros educativos asesoramiento y apoyo específico. Dejar atrás la FP Dual y potenciar relaciones con empresas de calidad, que permitan la entrada de los jóvenes al mundo laboral, garantizando unas relaciones laborales dignas.

Propuesta 874 Comarcalizar la oferta de Formación Profesional en sus diversas modalidades, basada en las necesidades de desarrollo comarcal y en las posibilidades de desarrollo futuro, de forma que se facilite el acceso a las personas con necesidades de formación de la zona a una oferta adaptada y cercana.

Propuesta 875 Elaborar un plan de formación específica de recualificación para jóvenes en paro que provengan del abandono escolar, dando prioridad en el medio rural a los perfiles de cualificación relacionados con la potencialidad comarcal y sin descartar la formación que refuerce la empleabilidad en el medio urbano.

Propuesta 876 Elaborar, igualmente, un plan de formación específica para mujeres mayores, con los mismos criterios que en el punto anterior.

Propuesta 877 Impulsar la remuneración de las acciones formativas para la inserción laboral en las cuantías que determinen las circunstancias sociales, económicas y familiares de las personas participantes.

Propuesta 878 Recuperar e impulsar los Programas de Escuelas Taller y Talleres de Empleo que tan buenos resultados dieron en la recuperación de jóvenes que habían salido de la educación reglada y fueron recuperados gracias a estos programas, así como el reciclaje laboral de los adultos que han participado en estos proyectos.

Propuesta 879 Generar un sistema donde los propios centros de Formación Profesional tengan a su vez un centro de producción, en forma de cooperativa o similar, donde los estudiantes puedan seguir formándose y ofrecer un servicio a la sociedad.

Propuesta 889 Crear un sistema de formación a distancia donde puedan cursarse la parte teórica de las especialidades de Formación Profesional que la Junta de Andalucía oferta tan solo en modalidad presencial. De esta forma se estimulará la incorporación a la FP de más alumnos con dificultades para la conciliación con los estudios, y de trabajadores y trabajadoras en activo que quieran mejorar sus perfiles profesionales. Este sistema se dotará de los medios y financiación necesarios para que no haya limitaciones en el número de alumnos inscritos, y se garantizará el acceso a la carga lectiva práctica prestando atención a la necesaria vertebración territorial de Andalucía y al perfil los alumnos demandantes.