Educar para la igualdad

Propuestas

Propuesta 795 Crear una Comisión Delegada de Coeducación, con capacidad de transversalizar la coeducación en distintas instancias de competencia en educación e igualdad, para todas las etapas educativas, desde infantil 0-3, cuyas funciones sean: potenciar y apoyar el trabajo de los grupos y agentes de igualdad ya constituidos y/o creados en los centros educativos; revisar el currículum oficial y sus efectos sobre las prácticas discriminatorias en los centros; incluir materias relativas a la educación emocional, sexo-genérica y afectivo-sexual, donde se concrete la diferencia entre sexo y pornografía, para que esta última no sea el modelo de relaciones sexuales.

Propuesta 796 Incluir la perspectiva de género y de diversidad sexual en todos los niveles de la enseñanza y en todas las titulaciones universitarias de grado y postgrado para la formación del profesorado. Desarrollar esta perspectiva desde unos planteamientos feministas, prestando especial atención a la deconstrucción de roles patriarcales en las edades más tempranas, para contrarrestar los modelos tóxicos actuales de masculinidad y feminidad.

Propuesta 797 Cumplir con el mandato estatutario de garantizar la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los órganos de dirección, participación y toma de decisiones del sistema educativo andaluz.

Propuesta 798 Incluir en los informes anuales del Observatorio de Violencia sobre la Mujer indicadores de seguimiento de las actuaciones de la inspección educativa, para dar cumplimiento a la normativa en cuanto a la aprobación y puesta en marcha de Planes de Igualdad en los centros de Educación Primaria y Secundaria.

Propuesta 799 Establecer un sistema específico de atención pedagógica y educativa para los hijos e hijas de víctimas de violencia de género mediante la designación, cuando sea necesario, de profesorado de apoyo para el refuerzo educativo.

Propuesta 809 Impulsar acciones de formación en género para el personal docente de los centros educativos, desarrollar estrategias y pedagogías que faciliten una educación emocional, afectiva sexual y sexo-genérica, y promover que los materiales educativos sean editados respondiendo a los criterios de igualdad y no discriminación, garantizándose el lenguaje inclusivo. Las actividades complementarias para cualquiera de los niveles de la enseñanza pública estarán también desarrolladas bajo esta perspectiva de género y diversidad sexual.

Propuesta 801 Utilizar todos los recursos posibles para sensibilizar y prevenir las violencias machistas en todas las etapas educativas.

Propuesta 802 Impulsar las actuaciones necesarias para aumentar el número de mujeres dedicadas a la investigación, el desarrollo y la innovación. Asimismo, es preciso aumentar el número de hombres dedicados a tareas y profesiones relacionadas con los cuidados y la reproducción social.

Propuesta 803 Incluir en el currículum la lucha de las mujeres a lo largo de la historia y en todo el mundo para reivindicar sus derechos reproductivos, políticos, sociales, laborales y ciudadanos.

Propuesta 804 Visibilizar la reproducción social vinculada a la economía de los cuidados. Proponemos que tenga un tratamiento específico en la materia de Economía con una perspectiva ecofeminista.

Propuesta 805 Garantizar el conocimiento y aplicación de los protocolos LGTBI y promover programas de diversidad y salud sexual en todos los centros educativos de Andalucía. Especialmente, apostar por la promoción de campañas de visibilización y sensibilización LGTBI en entornos rurales y garantizar que las bibliotecas públicas de Andalucía cuentan con materiales educativos y libros LGTBI.

Propuesta 806 Realizar estudios sobre las situaciones de acoso escolar en nuestras aulas, poniendo especial atención en el acoso sufrido por la comunidad LGTBI.

Propuesta 807 Garantizar que el cuerpo de inspección educativa tenga la formación necesaria en materia de diversidad sexual y sexo-genérica, para prevenir las situaciones de acoso LGTBIfóbico.

Propuesta 808 Mejorar los programas y protocolos de prevención y detección de violencias sexuales para adaptarlos a la multiplicidad de estas violencias y a las conductas LGTBIfóbicas presentes en los centros educativos. Desarrollar, además, protocolos de intervención y detección precoz en todos los niveles educativos.