Salud pública

La perspectiva de salud debe estar presente en todas las políticas públicas, permitiendo a largo plazo y de una manera eficiente disminuir las desigualdades sociales y asegurar la protección de la salud de todas las personas.

Sin embargo, a pesar de que son esos otros factores “invisibles” a primera vista los que impactan en mayor medida sobre la salud poblacional, la relación de su peso sobre el gasto sanitario total es apenas anecdótico. Tampoco existen políticas fuera del departamento de salud de cualquier gobierno en el que se mida su impacto presupuestario en relación a su incidencia sobre la salud de la población y su correspondiente modulación de la demanda asistencial ahorrando una carga de enfermedad importante, si se pusieran en práctica. Sería infinitamente menos costoso, por tanto, aumentar políticas dirigidas a la prevención de la enfermedad que a su tratamiento.

Propuestas

Propuesta 719 Apostar de manera decidida por los programas y acciones preventivos, la promoción de la salud y de los hábitos saludables, los programas de ayuda de viviendas sociales, redistribución de renta, mejora de la habitabilidad, aislamiento adecuado y climatización de viviendas antiguas, educación y creación de empleo en zonas de especial necesidad de transformación social y estudios epidemiológicos para detección de agentes contaminantes. Para alcanzar este objetivo, se ha de formar adecuadamente al personal necesario, haciendo un esfuerzo en su formación continuada, aumentar el presupuesto disponible y de sus recursos, y dotarles de la suficiente capacidad de dirección en otras políticas. Para ello, la consejería competente en materia de salud deberá suscribir un convenio con cada una de estas consejerías para que éstas elaboren anualmente de manera obligatoria un Informe de Impacto en Salud de sus políticas.

Propuesta 729 Elaborar una estrategia de fiscalidad saludable, dentro del marco de las competencias autonómicas, basado en la mejora de la salud de la población mediante la incentivación de conductas más saludables y la desincentivación de las más nocivas para la salud, no solo a través de la gravamen de los productos no saludables (bebidas y alimentos azucarados, por ejemplo) sino también estableciendo estímulos fiscales para facilitar la adquisición de conductas que mejoren la salud (exenciones tributarias para establecimientos de comida saludable en zonas con escasez de los mismos, promoción del comercio de cercanía, etc.).

Propuesta 721 Realizar estudios epidemiológicos y establecer planes de acción de prevención de contaminación ambiental en las principales zonas contaminadas de Andalucía, con especial atención al Campo de Gibraltar o el Polo Químico de Huelva, que cuentan con altos índices de mortalidad y morbilidad por cáncer.

Propuesta 722 Crear el Sistema Andaluz de Vigilancia Epidemiológica, para la contención de la contaminación atmosférica.